Skip to Menu Skip to Search Contacta con nosotros Mexico Páginas Web e Idiomas Skip to Content

4 métodos para conservar mejor los alimentos sin perder la frescura

La protección de la comida y su preservación óptima son las piezas clave que podrían hacer que un cliente decida repetir su estadía en un lugar en específico. Si bien los clientes no lo ven por sí mismos, saborean la frescura y la calidad de los alimentos.

En nuestra certificación Hospitality Experience Program, dentro del módulo de riesgo, certificamos y garantizamos que los alimentos se encuentran en el mejor estado posible y que la calidad es la óptima para ofrecer al cliente final.

Existen algunos métodos comprobados a lo largo del tiempo y otros que están siendo probados para aumentar la conservación de alimentos sin perder las propiedades que los hacen únicos, incluso cuando ya se encuentran cocinados. Presentamos algunas opciones y un par de alternativas a los métodos comunes:

Conservación por frío positivo o refrigeramiento: Uno de los métodos más comunes para conservar alimentos, que podría considerarse de corto plazo. Una temperatura estable cercana a los 0º, es excelente prolongar la frescura de los alimentos siempre.

Conservación por frío negativo o congelación: Este método se puede considerar a largo plazo y muy eficiente. Los factores a considerar para poder realizarla de manera óptima y que los microorganismos no proliferen es mantener una temperatura por debajo de los -10º, sin embargo, si se mantiene por demasiado tiempo en congelación, los alimentos tienden a deshidratarse y consigo perder algunas propiedades.

Al vacío: Cada día esta práctica se hace más común gracias a la accesibilidad que ha tenido esta tecnología. Este método conserva las características como el olor, el sabor, la textura y la firmeza en el mejor estado; sucede incluso cuando el alimento ya está cocinado. Además, al ser combinado con la congelación, duplica su vida y no pierde la frescura.

Procesamiento por Altas Presiones: Este último es una alternativa que va ganando más terreno en el mercado del procesamiento de alimentos. Es aplicado a los que ya se encuentran preparados o envasados, a través de una máquina que se llena con agua y ejerce la presión sobre los mismos. Esto termina por neutralizar las bacterias y a aquellas enzimas responsables por el deterioro de los alimentos. Conserva el sabor, la textura y el olor de los alimentos, pero su principal característica podría ser su vida prolongada en los estantes.

Adquirir productos que hayan pasado por este procesamiento, y combinarlo con la refrigeración, alargarán la vida del producto un poco más aún.

Es importante resaltar que para conservar los alimentos en óptimas condiciones, también es necesario un mantenimiento regular a las tuberías que transportan el agua y establecer un protocolo de higiene en las estaciones de trabajo.

Si deseas más información de nuestros servicios, escríbenos:

Grecia Peñaloza
Marketing Coordinator
t: +52 55 5387 2100